La radiactividad tiene ventajas e inconvenientes. Se utiliza en muchos ámbitos de la vida cotidiana en condiciones seguras y controladas. En medicina, por ejemplo, es la base de los rayos X y la radioterapia, un tratamiento contra el cáncer. La radiación radiactiva también se utiliza para producir energía en las centrales nucleares. El riesgo inherente asociado a esto se refleja en incidentes como el desastre nuclear de Chernóbil en 1986 o el de Fukushima en 2011.
Por ello, en los lugares en los que se utiliza la radiactividad en beneficio de la sociedad, existen normas estrictas destinadas a proteger a los trabajadores, la población y el medio ambiente contra la radiación. Un aspecto clave de esto es el equipo de protección personal que es adecuado para proteger a las personas contra la radiación radiactiva. Entonces, ¿cómo podemos protegernos contra la radiación radiactiva? En esta entrada del blog, le daremos una visión general de los medios más importantes para hacerlo.

¿Qué es la radiactividad y qué materiales protegen contra la radiación radiactiva?

La mayoría de la gente sabe que la radiactividad es peligrosa. Este hecho fue descubierto por Marie Skłodowska Curie, que llevó a cabo una amplia investigación sobre la radiación y acuñó el término «radiactivo». Murió de un trastorno sanguíneo a la edad de 66 años como resultado de un daño en su médula ósea. Se cree que esto fue causado por los muchos años que Curie pasó manejando materiales radiactivos. ¿Pero qué es exactamente la radiación radiactiva? La radiación radiactiva se produce durante la descomposición radiactiva, es decir, cuando el núcleo atómico de ciertos materiales se descompone. «Radiación radiactiva» es en realidad un término de ciencia popular: el término técnico es «radiación ionizante». Esta radiación se subdivide en tres tipos.

Radiación alfa

La radiación alfa está formada por núcleos de helio, pequeñas partículas que contienen dos protones y dos neutrones cada una. Una hoja de papel o un trozo de cartón proporcionan suficiente protección contra este tipo de radiación. Sin embargo, el contacto con la radiación alfa a corta distancia puede causar graves daños en los tejidos blandos. Sustancias como el uranio, el torio y sus productos de desintegración, el radio y el radón, suelen emitir radiación alfa.

Radiación beta

Los rayos beta están formados por electrones, que son partículas con carga negativa. El aluminio ofrece protección contra este tipo de radiación, siempre que el metal tenga unos pocos milímetros de espesor. Si las personas se exponen a la radiación beta, ésta puede causar graves daños. Sin embargo, la radiación beta es menos agresiva que la radiación alfa. La radiación beta puede producirse en incidentes nucleares, especialmente si se liberan rayos beta del yodo-131 o del estroncio-90.

Radiación gamma

La radiación gamma se produce tras la desintegración alfa o beta de una partícula y está formada por radiación electromagnética de onda corta. Es menos agresiva que las radiaciones alfa y beta, pero es muy difícil de proteger y puede penetrar muy profundamente en el cuerpo. Para protegerse de la radiación gamma suelen ser necesarias gruesas capas de plomo u hormigón.

Medidas legales de protección contra la radiación radiactiva

Hoy en día, las consecuencias para la salud de la exposición a las radiaciones ionizantes han sido ampliamente investigadas y son generalmente bien conocidas. Por ello, los legisladores se han dedicado a proteger a las personas expuestas a la radiación. Actualmente existen numerosas leyes y reglamentos que regulan el uso de las radiaciones. La base científica de estas normativas la proporciona el Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR), una suborganización de la ONU.

Sobre la base de las conclusiones del UNSCEAR, la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP) formula recomendaciones para la manipulación de materiales radiactivos y radiaciones radiactivas. En la Unión Europea existe una normativa unificada que regula la protección contra las radiaciones ionizantes. Éstas se recogen en el tratado EURATOM y deben ser respetadas por todos los Estados miembros. Otra ley importante en Alemania es la Ley de Energía Atómica (Atomgesetz/AtG). En ella se incluyen todas las normas que garantizan el uso seguro de la energía atómica con fines pacíficos.

Protección contra las radiaciones radiactivas en el trabajo: ¿dónde se requieren medidas?

La protección es necesaria siempre que las personas estén expuestas a las radiaciones y siempre que existan fuentes de radiación peligrosas. Esto puede incluir los siguientes sectores:

  • Medicina
  • Investigación
  • Industria
  • Agricultura
  • Protección del medio ambiente
  • Protección de energía

En Alemania, estos ámbitos se rigen legalmente por el Reglamento de Protección contra las Radiaciones (Strahlenschutzverordnung/StrlSchV). En ella se establecen las medidas destinadas a proteger a la población contra la radiactividad, así como las normas para los lugares de trabajo en los que los empleados entran en contacto con las radiaciones ionizantes. Además, especifica los valores umbral de las dosis de radiación, que deben controlarse periódicamente y no superarse.

Las reglas básicas de la protección contra las radiaciones:

Distancia: la distancia a la fuente de radiación debe ser la mayor posible.
Tiempo: para evitar que las sustancias nocivas dañen el cuerpo, el tiempo que se pasa cerca de las radiaciones ionizantes debe ser lo más corto posible.
Blindaje: cuando se trabaja con sustancias radiactivas hay que protegerse de la radiación con ropa protectora adecuada y otras medidas de seguridad.

Protección radiológica con el principio ALARA

Hay otra regla básica que puede añadirse a éstas: la actividad. Se refiere a la intensidad de la radiación emitida por una sustancia. Aquí es donde entra en juego el principio ALARA.

ALARA significa «tan bajo como sea razonablemente posible». Este principio establece que la radiación que se utiliza -ya sea en medicina, en investigación o en la producción de energía en una central nuclear- debe tener una dosis lo suficientemente alta como para lograr el resultado deseado, y al mismo tiempo mantenerse lo más baja posible para evitar los efectos nocivos de la radiación.

Esto se aplica, por ejemplo, a las radiografías: la radiación debe ser lo suficientemente fuerte como para penetrar en los tejidos del cuerpo y producir una imagen del esqueleto. Al mismo tiempo, sin embargo, la radiación debe ser lo más baja posible para mantener la seguridad del paciente y del personal médico que asiste al procedimiento. El equipo de protección personal adecuado es también un elemento importante: los pacientes llevan un delantal especial de rayos X que les protege de la radiación potencialmente dañina. El personal de los hospitales o de las consultas médicas que entra en contacto con los rayos X cada día también lleva ropa de protección especializada o sale de la sala durante el procedimiento de rayos X para evitar el contacto innecesario con la radiación.

Protección contra las radiaciones: requisitos de los equipos

¿Cómo es exactamente la ropa de protección contra las radiaciones ionizantes? ¿Y qué materiales protegen contra la radiación radiactiva? Como ya se ha explicado, esto depende realmente del tipo de radiación. En cualquier caso, lo más importante es seguir las tres reglas básicas y el principio ALARA. Si no se puede evitar el contacto directo con la radiación ionizante, el equipo de protección personal debe incluir dosímetros, trajes de protección y respiradores.

Dosímetros para medir la dosis de radiación

Los dosímetros se utilizan cuando se emplean radiaciones radiactivas en un entorno de trabajo. Se llevan en el cuerpo y por eso también se llaman dosímetros personales. Los valores registrados por el dosímetro se guardan y se analizan, normalmente de forma mensual. Hay varios tipos de dosímetros personales que miden la radiación de diferentes maneras. Algunos ejemplos son los dosímetros de placa de película, los dosímetros termoluminiscentes y los dosímetros OSL.

Trajes de protección contra la radiactividad

Además, se ofrecen trajes especiales de protección contra la contaminación para protegerse de la radiactividad en el lugar de trabajo. Se distingue entre la protección contra la radiación, para la que existen prendas especiales más pesadas, y los tejidos más ligeros, como los trajes desechables, que están diseñados para evitar que las partículas radiactivas se depositen en la ropa o la piel de las personas o que penetren en el cuerpo. Estos trajesestán certificados según la norma DIN EN 1073-2 y proporcionan una barrera contra la contaminación radiactiva por partículas sólidas de un diámetro no inferior a 0,6 µm. Este tipo de traje de protección no trata tanto de protegerle de la radiación como de ayudarle a evitar que su piel y su cabello entren en contacto con materiales radiactivos. Después de llevar un traje anticontaminación, debe quitárselo inmediatamente y eliminarlo de forma segura para que no suponga ningún riesgo de contaminación permanente.

Máscaras para la radiación radiactiva: ¿qué tipo de másccarilla protege contra la radiactividad?

Otra parte importante del equipo de protección personal para trabajar con radiaciones ionizantes es la protección respiratoria contra la radiactividad, es decir, las máscaras de protección. Estas evitan que las partículas radiactivas entren en el cuerpo por inhalación o ingestión. Pero, ¿es posible protegerse contra la radiación radiactiva con una mascara de protección ? La respuesta es sí, hasta cierto punto. Para ello se utilizan máscaras completas con cartuchos filtrantes y máscatillas FFP3 con filtro de partículas de un solo uso. Estas máscaras no sólo protegen contra agentes patógenos como virus, bacterias y esporas, sino que también filtran las sustancias cancerígenas y radiactivas, incluidas las nanopartículas. Por lo tanto, las máscarillas FFP3 proporcionan protección contra la lluvia radioactiva. Sin embargo, este tipo de mascarilla no proporciona una protección general contra la radiactividad. Por este motivo, sólo se utilizan si el umbral límite en un lugar de trabajo supera 30 veces el valor específico del sector como máximo. Las mascarillas con filtro de partículas están formadas por varias capas de material filtrante, como por ejemplo, tejido hilado o fundido. Las mascarillas FFP3 suelen estar equipadas con una válvula de exhalación para reducir la resistencia a la exhalación y la cantidad de calor y humedad dentro de la mascarilla.

[/vc_column_text]

Protección contra la radiactividad con el equipo adecuado

Los legisladores han establecido estrictas medidas legales para proteger a las personas de los riesgos que conlleva trabajar con radiaciones ionizantes. Como punto de partida, éstas incluyen métodos como las reglas básicas y el principio ALARA, que se utilizan para evitar o limitar el contacto con materiales radiactivos en la medida de lo posible. En los entornos en los que el trabajo con radiaciones radiactivas forma parte de la rutina diaria, es fundamental contar con el equipo de protección personal adecuado. Además de los trajes de protección y los dosímetros, ciertos respiradores también ayudan contra la radiación radiactiva, ya sean máscaras completas o máscaras FFP3. La gama de uvex incluye una amplia selección de máscarillas de protección FFP altamente eficaces, cómodas y duraderas.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.2 / 5. Recuento de votos: 14

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?